En este momento estás viendo Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE) ¿En qué consiste?

Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE) ¿En qué consiste?

El Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior, más conocidos por las siglas SATE, es un sistema de aislamiento térmico que consiste en fijar un material aislante al muro exterior de un edificio normalmente mediante adhesivo y fijación mecánica.

Está ampliamente demostrado que este sistema cuenta con grandes ventajas desde el punto de vista del ahorro energético, de la protección medioambiental y también del confort de los ocupantes de los edificios, por lo que es un sistema muy utilizado tanto en obra nueva como en rehabilitación de edificios antiguos que, por normativa, no requerían de este en la fecha en la que fueron construidos.

El principal objetivo del aislamiento SATE es evitar la aparición de puentes térmicos y reducir las pérdidas de energía que se producen a través de la fachada del edificio. Para optimizar al máximo la eficiencia de un Sistema SATE se recomienda, especialmente en edificios de obra nueva, que todos los componentes del sistema estén concebidos y planeados de forma conjunta para asegurar la compatibilidad entre todos los materiales proyectados y conseguir un resultado óptimo al finalizar la construcción.

Materiales recomendados en un SATE

Todos los materiales que se usarán en la planificación de un sistema SATE deben contar con el Documento de Idoneidad Técnica Europeo DITE, que es un documento integrado en el El Reglamento europeo de productos de la construcción (UE) 305/2011, por el que se regula el uso de determinados productos en la construcción, dado que se ha evaluado y probado previamente su idoneidad para emplearlo en edificación.

Una de las principales ventajas del Sistema SATE es que requiere un mantenimiento mínimo: Simplemente, inspeccionar con cierta frecuencia el revestimiento exterior para detectar daños o desprendimientos, especialmente en zonas expuestas a condiciones climáticas severas.

Otra serie de ventajas de aplicar este sistema sería:

  • Mejora de la eficiencia energética: El SATE reduce las pérdidas de calor en invierno y la ganancia de calor en verano, lo que disminuye la demanda de calefacción y refrigeración, reduciendo así los costos energéticos.
  • Confort térmico: El sistema ayuda a mantener temperaturas interiores más estables y cómodas, evitando la sensación de frío en invierno y el calor excesivo en verano.
  • Reducción de condensación: Al eliminar los puentes térmicos en la envolvente del edificio, el SATE previene la condensación en las superficies interiores, lo que puede evitar problemas de humedad y moho.
  • Ahorro económico: La inversión inicial en un sistema SATE se traduce en ahorros a largo plazo en los costos de energía y mantenimiento.
  • Incremento del valor del inmueble: Los edificios con un buen aislamiento térmico son más atractivos para los compradores y pueden tener un mayor valor en el mercado inmobiliario.

¿Buscas especialistas en Sistemas SATE? Contacta con AISLASUR.

Deja una respuesta

dieciseis + uno =